El dolor músculo esquelético no es siempre fibromialgia

Hemos pasado de una situación en la que no existía la fibromialgia, a otra en la que cualquier dolor en aparato músculo esquelético es diagnosticado de fibromialgia. Es decir, seguimos sin conocer bien esta enfermedad, aunque afortunadamente ya va existiendo para algunos ¡No deja de ser un paso adelante!

Sin embargo, el dolor músculo esquelético es muy frecuente en la edad media de la vida y puede haber varias causas que lo expliquen. La más común de todas es la degenerativa, que aparece relacionada principalmente con la edad ya que con los años el aparato músculo esquelético se desgasta y ocasiona lesiones que pueden ser dolorosas. En algunos casos este proceso degenerativo aparece en personas más jóvenes rondando los 40 años y es debido a la presencia de otras causas asociadas como, por ejemplo, de tipo genético.

Otra causa frecuente de dolor músculo esquelético es de origen mecánico repetitivo. Por lo general, son personas que trabajan realizando esfuerzos físicos o movimientos repetidos, tanto en su domicilio como fuera de él. Aunque en muchos casos no hacen grandes esfuerzos, el hecho de que se repitan constantemente termina por producir pequeñas lesiones inflamatorias responsables del dolor. Aquí es donde aparecen las tendinitis de hombros, codos, muñecas dedos pulgares, trocánteres y rodillas, o contracturas de musculatura del cuello, espalda, caderas y región lumbar, que se caracterizan por dolor. Algunas personas con peor estado de forma física pueden tener varias tendinitis al mismo tiempo dando lugar a un dolor generalizado. 

En muchas mujeres la menopausia es una fuente de dolor músculo esquelético. Las hormonas femeninas tienen un efecto protector sobre el aparato locomotor  de forma que cuando disminuyen con la menopausia empiezan a aparecer dolores en diferentes partes del cuerpo. Si a estos le añadimos que la menopausia ocurre hacia la edad media de la vida (47 años), que es cuando comienzan también los problemas degenerativos, nos encontramos con dos razones importantes para que aparezca dolor músculo esquelético a esta edad.

El síndrome metabólico consiste en sobrepeso, elevaciones de colesterol o triglicéridos, hígado graso, alteraciones del metabolismo de la glucosa, entre las alteraciones más frecuentes. Pues bien, también se ha comprobado que en este síndrome se produce un cierto grado de inflamación crónica que probablemente esté relacionada con el dolor generalizado tan frecuente que se observa en estos pacientes. Aunque no forma parte del síndrome, el sedentarismo y la falta de ejercicio físico regular agravan todavía más la situación. A diferencia de las causas anteriores, el síndrome metabólico se puede prevenir y también corregir observándose una clara mejoría del dolor. 

Las enfermedades reumatológicas inflamatorias o autoinmunes producen dolor generalizado del aparato locomotor, pero tampoco son fibromialgia. En estos casos, el diagnóstico preciso de la enfermedad es muy importante para evitar las consecuencias que pueden tener este tipo de enfermedades y que se pueden evitar con el tratamiento adecuado.

Algunas enfermedades o alteraciones frecuentes se las considera como causa del dolor y se las relaciona con la fibromialgia. Entre las más comunes, se encuentra el hipotiroidismo  subclínico; los déficit de vitaminas D, B6, B12 o C; las intolerancias al gluten, a la lactosa o a la fructosa, o las diversas alergias alimentarias descritas cada vez con más frecuencia. Hay que saber que en estos casos los tratamientos sustitutivos no producen ninguna mejoría del dolor por lo que habrá que buscar otras causas.

Un diagnóstico erróneo de fibromialgia tiene también consecuencias negativas. La primera, y más importante, consiste en no haber hecho el diagnóstico correcto de la enfermedad que padece permitiendo que ésta evolucione. La segunda, es que el tratamiento innecesario aumenta el riesgo de sufrir efectos secundarios indeseables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *