¿Qué pasa con la marihuana (cannabis)?

Te lo voy a decir en pocas palabras: pues que no existe una buena evidencia científica como para decir si resulta o no beneficiosa para las personas con fibromialgia. Por ello, nos vamos a encontrar con opiniones de todo tipo, desde aquellas que la defienden hasta aquellas otras que la condenan y prohíben.

En estos momentos el cannabis medicinal se está usando fundamentalmente en pacientes con cáncer, en algunas situaciones de dolor crónico y en enfermedades neurológicas degenerativas.

En los pacientes con cáncer se emplea fundamentalmente para  mejorar los efectos secundarios producidos por la quimioterapia, como las náuseas, los vómitos o el malestar general. En este caso, existe una buena evidencia científica a favor de que mejora la situación del paciente, pero hay que tener en cuenta que en estos pacientes se usa para tratar una situación pasajera que desaparece cuando termina el tratamiento con quimioterapia.

En los pacientes con enfermedades neurodegenerativas como la esclerosis múltiple, también se está utilizando con el argumento de que mejora la situación de un paciente con una calidad de vida cada día peor. Tampoco existe una buena evidencia científica que apoye su empleo.

Los estudios que hay hasta la fecha en personas con fibromialgia son pocos, de escasa calidad y con resultados contradictorios, por lo que sacar conclusiones resulta difícil. En otros pacientes con dolor crónico, los resultados son algo mejores pero aun así el beneficio sigue siendo escaso. En cualquier caso, la mejoría del dolor es tan pequeña que es dudoso que sea importante desde el punto de vista clínico.

Por otra parte, los efectos beneficiosos no se sabe si se mantienen en el tiempo o solo ocurren durante las primeras semanas de tratamiento, como pasa con muchos fármacos. Problemas como dependencia o adicción a largo plazo, aunque menos probable que con otras drogas, tampoco se conoce exactamente en qué porcentaje de pacientes aparece.

Los efectos secundarios como mareo, somnolencia, alteraciones cognitivas o alteraciones digestivas son las principales causas por las que los pacientes abandonan el tratamiento. Las alteraciones mentales observadas en algunas personas que utilizan la marihuana de forma recreacional también aparecen en algunas personas con fibromialgia, aunque desconocemos el porcentaje. 

Estados Unidos es uno de los países donde más se consume marihuana como uso medicinal. Sin embargo, la experiencia que tienen allí no se puede extrapolar a nuestro país porque los americanos tienen un problema muy importante con el uso de opioides mayores y están utilizando la marihuana para poder eliminar los opioides, que son fármacos mucho más tóxicos y peligrosos, como hemos visto en un artículo anterior. En nuestro país afortunadamente no tenemos el problema de los opioides y por tanto es menos frecuente su utilización por este motivo.

En resumen, hacen falta estudios de buena calidad que nos permitan conocer la verdadera utilidad de la marihuana en las personas con fibromialgia y por  tanto en el momento actual no podemos aconsejar a los pacientes que la utilicen. Tampoco podemos decirles lo contrario, porque así mismo nos faltan datos claros en su contra.

Como en España no está legalizada, los médicos no podemos prescribirla y el paciente debe adquirirla por su cuenta. Esto tiene el riesgo añadido de que la pureza del producto varía mucho y la dosis que ingiere el paciente es siempre diferente.

Si decides utilizar la marihuana, te recomiendo que lo comentes con tu médico para que pueda ajustar las dosis de otros fármacos que estés tomando y minimizar así los riesgos que puedas correr. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *